La Diputación de Valencia activa el teletrabajo para la mitad de su plantilla

La Diputación de Valencia activa el teletrabajo para la mitad de su plantilla. Desde el próximo lunes, 2 de noviembre, alrededor de 600 empleados y empleadas desarrollarán su trabajo a distancia con el objetivo de garantizar los servicios que la corporación provincial presta a ciudadanos y municipios, salvaguardando la salud del funcionariado. Estas medidas se revisarán de forma periódica según evolucione la pandemia.

La reactivación del teletrabajo se ha confirmado tras la reunión mantenida este viernes entre el presidente de la Diputación, Toni Gaspar, acompañado por la diputada de Personal, Pilar Molina, y la de Informàtica, Mentxu Balaguer, con todas y todos los responsables de las jefaturas de servicio de la institución. En el encuentro se ha tomado la decisión de activar al 50% el teletrabajo y crear grupos burbuja en los diferentes departamentos que se turnarán semanalmente en las tareas presenciales.

El presidente Gaspar ha aprovechado la reunión con los responsables de cada departamento para agradecer su entrega y felicitarles por el trabajo desarrollado por todas las áreas durante el confinamiento de marzo y abril. La respuesta de la corporación y de su sistema de teletrabajo permitió mantener activos los servicios básicos y preparar los programas de inversiones que se han puesto en marcha en las últimas semanas sin sufrir más demoras que las causadas por el confinamiento.

Pionera en el teletrabajo

La Diputación de Valencia fue pionera en el teletrabajo antes del inicio de la pandemia, implementando un sistema que se puso a prueba con éxito durante los meses más complicados del primer estado de alarma decretado por el Gobierno central. Desde el pasado mes de julio y tomando nota de la experiencia vivida, el departamento de Personal que dirige Pilar Molina decidió acelerar el paso hacia una regulación permanente del teletrabajo.

La propuesta de regulación del teletrabajo en la Diputación, que pretende consensuarse con trabajadores y sindicatos, contempla la elaboración de programas específicos por servicios, basados en necesidades organizativas. Los empleados y empleadas que accedan al sistema tendrán garantizados todos los derechos laborales en igualdad de condiciones al resto del personal de la institución, si bien tendrán que cumplir una serie de requisitos, caso de los cursos de formación necesarios para adquirir los conocimientos y habilidades que requiere el teletrabajo.

Mientras se avanza para consensuar la regulación definitiva del teletrabajo, la Diputación lo activa de forma revisable para la mitad de sus 1.200 empleados, con la intención de prevenir contagios en el contexto del nuevo estado de alarma a consecuencia de la pandemia.